La tecnología pone a disposición taxis voladores como alternativa de movilidad

Los drones de movilidad siguen siendo desarrollados por las principales compañías automovilísticas para ser usados en los próximos años como respuesta al actual avance tecnológico frene a la movilidad aérea. La puesta en marcha de este nuevo medio de transporte será un hecho, pues evidencia de ello son las empresas de alto reconocimiento que han invertido en este proyecto. Ingenierías aeronáuticas como Rolls-Royce, Boeing o Airbus hacen parte de esta gran inversión. A ello intervienen también compañías de distribución como Amazon o Ups, así también tecnologías como Intel y empresas de transporte como Uber y Lift.

Ante la construcción de estos drones, se le suma el gran interés que la NASA ha expresado sobre el mismo, así como los diferentes ejércitos y empresas armamentísticas alrededor del mundo, ya que tal tecnología pretende irrumpir en la cotidianidad y los actuales medios de transporte.

Estos aparatos han sido denominados como VTOL (vertical take off and landing) Despegue y aterrizaje vertical que formarán parte de la creación de un negocio que rondará, para el 2030, entre los 4.500 millones según informe de Citigroup. Sin embargo, consultoras como MarketsandMarkets aseguran que alcanzará hasta los 14.000 millones.

Debido a la escases de espacio horizontal en diversas ciudades del mundo, el negocio en el plano vertical se sitúa como uno de los mas prometedores y efectivos. Se espera que para el 2030 ya estén en movimiento por los aires unos 3.000 drones de pasajeros. De su efectividad, se espera que tenga un crecimiento exponencial para el 2050 en el que aproximadamente unos 100.000 de estos taxis se desplacen de un lado al otro.

Lo que hace que estos medios de transportes sean tan novedosos y capaces de volar, es la capacidad que tienen para despegar y aterrizar de forma vertical, así como lo hacen los helicópteros. Sin embargo, la gran diferencia entre los dos medios aéreos, es que los drones contarán con mayor seguridad y estabilidad frente a turbulencias o corrientes de aire cruzadas habituales en todos los cielos urbanos.

Los diseños que se están generando son muy novedosos, así como el transporte de pasajeros o mercancías, pues algunos de ellos buscarán ser autónomos. Aunque la mayoría buscan ser eléctricos, no todos lo serán así, ya que se propone también motores eléctricos combinados con una batería reducida y una turbina de gas como generador de electricidad al motor.

Inicialmente tendrán un limitado tiempo de velocidad, entre 20 y 80 km de traslados, con un tiempo de vuelo, entre 10 y 20 minutos máximo en aquellos modelos que son eléctricos, según lo afirman los expertos de Citigroup. Sin embargo, la seguridad es la prioridad, razón por lo cual su fiabilidad frente a diferentes condiciones atmosféricas deberá ser igual o mayor a la seguridad que actualmente presentan los aviones comerciales.

El reto frente a esta tecnología, por supuesto, es inmenso, ya que tener edificios por debajo, la inflamabilidad de las baterías y sus rotores son factores de suma importancia para superar. Sin embargo, el trabajo y la superación de los obstáculos es la diaria labor de las compañías que trabajan para esta innovación que logrará traer las películas de ficción a la realidad en medio de los cielos urbanos.

Sabemos que la tecnología y la innovación han estado en crecimiento y lo seguirán por los próximos años. Por tal razón, como transportadora, buscamos estar a la vanguardia en tecnología y planes de desarrollo que permitan que nuestra labor sea día a día más precisa y logre satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Amil Cargo, trabaja con la intención y el esfuerzo profundo de superar las expectativas puestas sobre nosotros, a través de sistemas de operación que cumplan los objetivos trazados y lograr que la experiencia del cliente siempre sea positiva al dejar en nuestras manos su mercancía y trasladarlas a su destino.

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.