¿Cómo afectan las protestas al transporte urbano?

Para la segunda mitad del año. Bogotá, especialmente fue sacudida por numerosas protestas contra el gobierno nacional referente a solicitar mejores condiciones de salud, educación, salarial y de puntuales solicitudes. Ello, hizo que las principales avenidas colapsaran en materia de tráfico tanto público como privado.

Diferentes vías importantes de la ciudad capital presentaron bloqueos y dificultad de movilidad debido a los diferentes movimientos de protesta, generando malestar en los ciudadanos que buscaban llegar a su destino, tomándolos a tomar diferentes alternativas para así lograrlo.

Los llamados “cacerolazos”  hicieron de los meses de noviembre y parte de diciembre situaciones atípicas y muy propicias para desestabilizar la llegada y salida de los habitantes a sus casas por la congestión de las vías.

Para el transporte urbano de carga fue también traumático. Amil cargo, que tiene una participación mayúscula no fue ajena a esta situación. Pero su  moderno  nivel de seguimiento satelital, su planeación estratégica  le hacen estar a la vanguardia para salir avante al cumplimiento de sus entregas  y no le hicieron perder ningún detalle con sus clientes a la hora de ser efectivos al recibo de sus mercancías.

Por lo tanto, ante situaciones como estas y la presunta continuidad del paro y las diferentes movilizaciones, seguimos trabajando en planeación y atención de nuestro servicio para cumplir a cabalidad la entrega programada.

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.